LA FAMILIA OLVIDADA

 

¿Se siente mas nerviosa?. ¿Le cuesta dormir ¿Tiene contracturas musculares?. ¿Siente mas tristeza en este último mes después de que su marido estuviera en la UCI?

Durante toda la entrevista telefónica Juana me contesta de forma diligente y amable.

Juana, es una mujer de 67 años de edad que cuida de su marido, después del  ingreso en UCI no puede valerse por él mismo.

¿Nota usted si tiene emociones bloqueadas? Como si quisiera llorar y no puede

No, me contesta, yo siempre que quiero llorar, lloro……. y sollozando me comenta:

– De hecho estoy llorando desde el principio de la entrevista.

Juana en los últimos tres meses se ha dedicado en cuerpo y alma al cuidado de su marido, las 24 horas del día. Primero fue la preocupación por su pérdida…….. ahora la atención continua hacia él.

Después de tanto tiempo le preguntan cómo se siente ella, alguien se ha acordado de ella.

Pero no llora porque le pregunten o se preocupen por sus emociones sino porque es la primera vez que hasta ella piensa en sí misma al contestar cada una de las preguntas.

-Es cierto no puedo dormir, me siento muy agobiada, tengo pesadillas, mi vida ha cambiado a peor, siento como si mis planes de futuro no se fueran a hacer realidad.

Los familiares de los enfermos en muchas ocasiones son los grandes olvidados, casi nadie se para a pensar en su sufrimiento…… ellos tampoco.

En la UCI de Albacete se está realizando una encuesta telefónica y ademas de ser muy reconfortante para nosotros, ya que volvemos a tener contacto con los familiares, está siendo muy reveladora.

Vemos que por ahora de los 52 encuestados, refirieron el 42,3% que su calidad de vida había empeorado, el 50% tener problemas de sueño, el 42,3%  estar agobiados o con desánimo y el 44,2% como si sus planes de futuro no se fueran a hacer realidad.

¿Es hora de comenzar a pensar tambien en los familiares?

Casi siempre es tarde cuando comprendes

que era a tí a quien deberías quererte.

Y sin embargo, siempre que lo haces

ese amor llega justo a tiempo.

Marwan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *